Rinitis alérgica

La rinitis alérgica es la inflamación de la mucosa nasal, debido al contacto  con distintos agentes, sobre todo por los que transporta el aire, conocidos por aeroalérgenos.

Es el padecimiento alérgico más frecuente, a cualquier  edad; no es un proceso peligroso pero si puede disminuir la calidad de vida de la persona, niño o adulto, que lo padece.

Cuando se acompaña de conjuntivitis se habla de rinoconjuntivitis alérgica.

 

De hecho muchos especialistas consideran que se trata de la misma alteración que afecta a los bronquios en personas con asma alérgico, por lo que pueden coincidir ambas en una misma persona.

 

Tipos de rinitis alérgica:

  • Rinitis alérgica perenne o crónica
    • Puede aparecer de forma intermitente, durante años, o  puede estar  presente de forma constante.
    • La mayoría están ocasionadas por la sensibilidad al polvo de la casa y a los ácaros.
  • Rinitis alérgica estacional
    • Suele estar causada por el polen de las plantas, las hierbas o de las flores.
    • En consecuencia aumenta en la primavera, por ser el período de polinización.

 

En la mayoría de los casos hay antecedentes alérgicos en la familia, lo cual unido a la exposición a los alergenos pueden provocar este cuadro.

Los alérgenos más frecuentes son:

  • los pólenes de algunos árboles y  (pino, olivo, plátano de sombra, abedul, palmera, etc)
  • los pólenes de ciertas malezas (gramíneas, parietaria, artemisa ..)
  • el polvo de la casa
  • los ácaros del polvo
  • el pelo de algunos animales
  • las esporas de hongos
  • algunos alimentos.

Por lo tanto, se podría decir que hay:

  • Agentes de interior
    • Ácaros del polvo
    • Caspa o pelo de animales domésticos
  • Agentes de exterior
    • Pólenes: más  en primavera: las gramíneas, malezas (artemisa, parietaria…) y algunos árboles (abedul, ciprés, olivo plátano de sombra,…)
    • Mohos
    • Sustancias que no se respiran: alimentos, medicamentos, picaduras, látex, etc.
    • En ocasiones, el contacto con el frío.

 

Síntomas que presenta

Principalmente:

  • Obstrucción nasal.
  • Rinorrea, goteo de mucosidad nasal continua.
  • Picor de la nariz, con necesidad de frotarla continuamente.
  • Estornudos

No es infrecuente que se acompañe de:

  • Picor de ojos, lagrimeo.
  • Fotofobia (molesta la luz).
  • Dolor de cabeza (más alrededor de frente y nariz).
  • Sequedad de nariz.
  • Sangrado de las fosas nasales.
  • Sensación de taponamiento de los oídos.
  • Picor de paladar, oídos o  garganta.

Estos síntomas se presentan generalmente durante dos o más días consecutivos.

Los niños en edad preescolar pueden presentar solamente obstrucción nasal.

 

Su  Clasificación

Según su duración:

  • Rinitis intermitente:
    • Tiene síntomas durante menos de 4 días a la semana, o bien, durante 4 o menos semanas consecutivas.                                                 
  • Rinitis persistente: l
    • Sus síntomas duran más de cuatro días a la semana, o más de cuatro semanas seguidas.

 

Según los síntomas que presente:

  • Rinitis alérgica leve:
    • cuando no presenten:
      • alteración del sueño.
      • deterioro en las actividades diarias, deportivas o de ocio.
      • consecuencias a nivel laboral o escolar.
      • síntomas molestos.
  • Rinitis alérgica moderada: si tienen 1- 3 de estos síntomas.
  • Rinitis alérgica grave: cuando se den los cuatro.

 

Cuando ir a consulta…

  • Cuando los síntomas sean muy molestos.
  • Si impide la vida normal del niño en el colegio, el deporte o en el sueño.
  • Ante una situación que persiste mucho tiempo, o de una forma muy repetitiva.

 

Diagnóstico

–  Estará basado en los datos del cuadro clínico, con la presencia de los síntomas alérgicos.

–  Si el problema es muy frecuente, el pediatra valorará si es preciso realizar pruebas alérgicas u otros análisis.

 

Hablemos de tratamiento

Lo primero sería intentar evitar el contacto con los alérgenos responsables de su alergia.

  • Ácaros: hay que insistir en la lucha contra el polvo, insistiendo en una limpieza  intensa de la casa,  aumentando de la ventilación y disminuyendo la humedad ambiental. En ocasiones es necesario el uso de los acaricidas.
  • Pólenes: procurar  evitar salidas al campo en días de mayo o junio, con sol y viento.

El tratamiento médico ha de ser individualizado y normalmente no sirve para un paciente lo que le ha sido eficaz a otro.

 

Tratamiento farmacológico

  • Los antihistamínicos ayudan a aliviar las molestias de la nariz; es conveniente que lo empiecen a tomar al comienzo de los síntomas.
  • Entre los medicamentos que se aplican de forma local están:
    • Los antihistamínicos nasales son útiles cuando predomina la rinorrea.
    • Los corticoides nasales han demostrado más eficacia para la rinitis alérgica.
  • El tratamiento farmacológico de la rinoconjuntivitis alérgica necesita ser personalizado, según los síntomas del paciente y su gravedad.

 

Tratamiento ambiental

  • En los casos en que se conozca que un paciente es alérgico a un polen concreto, se ha de procurar, en lo posible, evitar su contacto. Lucha contra el polen
  • Cuando la alergia sea debida a los ácaros del polvo, es beneficioso intentar reducir su presencia en casa.  Lucha contra el polvo
  • Cuando la caspa o el pelo de los animales domésticos sean los causantes, se deben plantear retirar el animal de casa.

 

Prevención

Una vez conocida la causa de la rinitis alérgica, hay que intentar evitar  la exposición a la o las sustancias causantes.

El alergólogo pediátrico indicará, en cada caso, las medidas personales a tomar.

 

Factores de riesgo

  • Ser hijos de padres alérgicos.
  • Exposición a situaciones ambientales personales.
  • Exposición a contaminantes atmosféricos, emitidos por automóviles.

 

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 300 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.