Alimentación en verano

El calor puede provocar que se tenga menos apetito, y el verano se convierte en una buena etapa para preparar recetas ligeras y que sean fáciles preparar.

Aspectos a cuidar

  • Evitar la deshidratación por las elevadas temperaturas.
  • Tomar líquidos.
  • El desgaste de los niños por su constante actividad.
    • Este desgaste unido a la flexibilidad y relajación de las normas, puede ser compensado manteniendo las 5 comidas de cada día:
      • las tres principales, desayuno, comida y cena; y dos más ligeras, un tentempié a media mañana y la merienda de media tarde.
  • Como en vacaciones se suelen ir más tarde a dormir, se pueden aprovechar para ofrecer algo después de la cena.
  • Aunque pueda ser una etapa de transgresiones de horarios y de comidas, hay que procurar no abusar de comida rápida, refrescos o golosinas, y se debe cuidar una dieta saludable rica en proteínas, nutrientes y vitaminas.

Para recordar…

Verduras y hortalizas

  • En verano la oferta es muy variada y proporcionan vitamina C, carotenos, folatos, hidratos de carbono, fibra y sales minerales.
  • Pensar en las ensaladas para combinar verduras y hortalizas, a las que se les puede añadir pasta o arroz, y enriquecer con proteínas como pollo o atún.
  • Las sopas frías, como el gazpacho, son importante fuente de fibra y vitaminas.

Frutas de temporada

  • Con su alto contenido en agua, vitaminas, minerales y fibra.
  • Presentada como macedonias, con yogur, bañadas en leche o en helados.

Zumos naturales

  • Importante fuente de vitaminas y minerales, así como de hidratación.
  • Otra opción, los sorbetes.

Helados

  • Calcio de forma muy apetecible

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 147 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.