Elegir la mochila escolar

Los padres muchas veces dudan sobre el tipo de mochila que deberían comprar a sus hijos, y surge la pregunta ¿cuál  es la mejor y cuál la menos nociva para la espalda de los pequeños?

Aunque en ocasiones existe cierta controversia sobre cual es el mejor tipo de mochila escolar para los hijos,  es conveniente repasar cómo usarla correctamente cualquiera que sea la elección.

Empezar por saber que hay numerosos estudios que recomiendan no cargar más de un 10-15% del peso del niño. Es decir, si el hijo pesa 27 kilos, no debería llevar un peso superior a los 3 kg de peso.

 

 

MOCHILA CONVENCIONAL

Es la mochila de elección para muchos padres e hijos. Su efecto no tiene por qué ser perjudicial si se aprende a:

  • distribuir el peso.
  • colocarla  en la espalda a una altura adecuada.

 

Es conveniente llevarla:

  • colgada de los dos hombros y nunca de uno solo.
  • centrada en la espalda.
  • bien firme y sujeta con correas unas anchas y acolchadas.
  • no reposada sobre los glúteos, con  las partes más pesadas lo más pegadas a la espalda.
  • con la carga en su interior:
    • estable, que no pueda moverse de lado a lado.
    • repartida de forma equilibrada.
    • colocada en los distintos compartimentos que es conveniente que lleven.
    • colocada en los distintos compartimentos que es conveniente que lleven.

 

 

MOCHILA DE RUEDAS

Algunos expertos dicen que siempre es mejor tirar del peso que llevarlo a cuestas, y además, si fuera como los carritos de la compra, con cuatro ruedas y que se empujasen en lugar de tirar de ellas, como se hace actualmente, serían perfectas.

Al elegir este tipo de mochilas hay que tener en cuenta que no todas las aceras, ni entradas y salidas de centros están rebajadas para pasar una mochila de ruedas.

Hay que destacar que:

  • pueden tener dolores y molestias en las muñecas si han de levantar el peso de la mochila, al subir una escalera, por ejemplo.
  • llegan a padecer dolor en la espalda si:
    • el mango de donde se tira no tiene la altura adecuada o no es regulable.
    • se lleva una postura incorrecta.

 

 

 

 

 

 

Por tanto y en conclusión, cualquiera de las dos opciones puede ser buena siempre y cuando se tenga en cuenta las circunstancias de cada niño, el trayecto que vamos a realizar hasta llegar al colegio (si lo hacemos andando o en autobús), las propias instalaciones del centro (si hay muchas escaleras, por ejemplo), etc

 

 

Sara San Cristóbal                                                                        

Fisioterapeuta. Vithas Fisium Alicante.

Hospital Vithas Medimar Internacional. Alicante

(Visited 329 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.