Síndrome de guardería

El síndrome de guardería engloba una serie de enfermedades que padecen muchos niños, sobre todo, durante el primer año de escolarización.

Muchos pediatras recomiendan no escolarizar a los hijos hasta que hayan cumplido los dos años de edad, pero los padres envían a sus hijos a la escuela infantil en función de sus necesidades y preferencias. 

La realidad es que la escolarización aporta unos beneficios en la sociabilización de los hijos, como la aceptación de las normas o aprender a compartir, entre otras; pero también tiene otras consecuencias relacionadas con la exposición más temprana a los agentes infecciosos. Aunque la mayoría de éstos problemas no suelen ser graves, si producen cierta incomodidad en sus padres.

Cuando los niños se escolarizan por primera vez suelen enfermar con frecuencia, padeciendo infecciones, que disminuyen durante el siguiente curso.

Causas

Las infecciones padecidas por escolares pueden ser debidas a que

  • El sistema defensivo o inmunológico está poco desarrollado en niños de corta edad. La respuesta del organismo ante los gérmenes, provoca un aumento de los anticuerpos (“defensas”); de ahí que cuando se escolarizan a edad más temprana, se provoca un desarrollo precoz de su sistema inmunológico.
    • Se sabe que un niño, en los cuatro primeros años de vida, va a padecer unas 100 infecciones víricas que van a fortalecer sus defensas; por eso cuanto más tarde se escolaricen, mayor tolerancia tendrán a los virus. A más jóvenes más riesgo.
  • El contacto con otros niños y el contagio es prácticamente inevitable, pudiendo extenderse hasta al 70% de los compañeros de clase, ya que a estas edades no mantienen ningún tipo de distancia aunque vivan en “Villamocos”.

Cómo se pueden transmitir los gérmenes

  • Vía respiratoria, mediante
    • las pequeñas gotas de saliva expulsadas al estornudar o toser.
    • el contacto con los mocos o la saliva.
  • A través de la piel por
    • contacto directo piel a piel.
    • compartir objetos (cubiertos, juguetes,…).
  • Al tocar líquidos orgánicos: sobre todo saliva y orina.
  • Vía fecal-oral: al no lavarse bien las manos después de ir al aseo.

Los  padres pueden ayudar

  • No llevar al hijo a la escuela infantil cuando presente síntomas leves de enfermedad, y así intentar evitar su propagación. Hoy por ti, mañana por mí.
  • En especial cuando presenta alguno de los Motivos de exclusión escolar
  • Los hijos con fiebre no deben acudir a la escuela infantil o al colegio, hasta que pasen 24 horas sin tener fiebre y sin haber sido necesario el uso de medicamentos para la fiebre. En estas ocasiones casi siempre están incubando alguna enfermedad banal, no diagnosticada todavía; como no se sabe lo que padece, se desconoce lo que puede contagiar …evitar el riesgo.
  • Cuando llega el momento de volver, confirmar que el hijo esté repuesto, para evitar que pueda sufrir complicaciones.

La higiene

Es la gran aliada tanto en casa como en la escuela, pudiendo evitar el contagio de muchas enfermedades.

  • Lavado correcto y frecuente de manos de los niños, en especial después de ir al baño y antes de comer.
  • Lavado de manos de los adultos que están en contacto con los niños.
  • No compartir cubiertos, ciertos juguetes,…
  • Cuando se utilizan pañuelos, que deben ser desechables, se han de tirar a la basura de forma inmediata.
  • Ventilar todos los espacios cerrados y mantenerlos limpios.
  • Tener presentes las vacunas y las medidas que le indique su pediatra.

 

Pediatra Dr. Antonio Redondo Romero

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 488 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.