Cuando llega el calor

Cuando los termómetros se disparan y las temperaturas van batiendo récords históricos, aparecen unos riesgos para todas las personas, pero de forma muy especial para las personas mayores y para los más pequeños de la casa.

El golpe de calor es el sobrecalentamiento que sufre el cuerpo cuando se expone a  temperaturas muy elevadas. Una mala hidratación puede provocar que algunos órganos dejen de funcionar con normalidad, ya que tanto el agua como los electrolitos son necesarios para su buen funcionamiento.

Por ello es bueno mentalizarse de que hay que tomar algunas medidas que están en nuestra mano:


Lo que “NO” debemos hacer

  • Dejar a los niños en el interior de coches aparcados. Se considera que ante una  temperatura ambiente de 39ºC, el interior del coche puede llegar a alcanzar los 60ºC en sólo 15 minutos.
  • Realizar actividades intensas en el exterior, durante las horas centrales del día. Eso incluye la práctica deportiva…
  • Desplazamientos en coche durante las horas de máxima insolación o, en su caso, utilizar el aire acondicionado.
  • Hacer comidas calientes y copiosas; elegir alimentos más frescos, . 
  • El consumo de bebidas alcohólicas pueden llevar a una deshidratación. 
  • Salir a la calle, salvo que sea imprescindible, sobre todo entre las 12.00 y las 17.00 horas.

 

Qué hacer

En casa:

  • Las habitaciones deberían disponer de ventanas o puertas con persianas que pudieran cerrarse, cuando el sol incida directamente sobre ellas.
  • Durante la noche se podrían abrir las ventanas, para refrescar la casa.
  • Son útiles los toldos en ventanas y balcones.
  • Hay que procurar utilizar las zonas más frescas de la casa.
  • Procurar refrescar el ambiente usando ventiladores y aire acondicionado.
  • Beber bastante agua.
  • Duchas frecuentes.

En el exterior:

  • Utilizar ropa ligera, de colores claros, que deje transpirar y que no sea ajustada.
  • Buscar las zonas con sombra para andar por la calle.
  • Procurar llevar gorra o sombrero, o utilizar sombrillas.
  • Hay que intentar descansar, protegerse del sol y refrescarse, mojándose ligeramente tanto la cara, como la cabeza y hasta la ropa. 
  • Buscar lugares que estén refrigerados (hipermercados, cines,…).
  • Beber agua aunque no se tenga sed.

 

Con respecto a las comidas:

  • Aumentar la toma frecuente de líquidos (gazpachos, agua, zumos).
  • Las bebidas isotónicas, que consumen los deportistas, son eficaces, ya que las sales que llevan reponen las pérdidas ocasionadas por el sudor.
  • Es preferible comer a base de ensaladas, verduras y frutas frescas.

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

.

 

(Visited 80 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.