Las Vacunas: lo que hay que saber

Son productos biológicos convertidos en medicamentos que sirven para prevenir enfermedades infecciosas, ya que activan nuestro organismo para que, llegado el caso, se defienda contra ellas.

La vacunación ha salvado millones de vidas en el mundo, gracias a que las vacunas “enseñan” al sistema inmunológico a defenderse. 

El papel de las vacunas es fundamental para disminuir la incidencia de una enfermedad, contando además con el apoyo de la higiene y la nutrición adecuada. 

Las altas tasas de vacunación han logrando erradicar algunas enfermedades, como la viruela.

Por el contrario, cuando bajan los porcentajes de población vacunada, aparece el riesgo de que se presenten enfermedades vacunables con sus complicaciones, como está ocurriendo ahora con el sarampión en algunos países de Europa, con casos de mortalidad incluídos.

 

La mayoría de las familias tienen a sus hijos correctamente vacunados, pero algunos padres deciden no vacunar a sus hijos pensando que es lo mejor que pueden hacer con los suyos.

Desde el respeto y la empatía, seria conveniente tener una información contrastada para que lleguen a tomar una decisión responsable.

Los profesionales temen que el descenso de niños vacunados, favorezcan el rebrote de enfermedades consideradas erradicadas.

El pediatra cuando indica un tratamiento a un paciente, siempre va a estar orientado a buscar la mejor salud de su paciente, tanto sea para tratar una neumonía, orientar sobre determinada alimentación o prevenir con una vacuna.

 

¿Cómo actúan las vacunas?

Al recibir una vacuna, a través de una inyección o vía oral, se inoculan los gérmenes productores de una enfermedad, atenuados o muertos.

Ello provoca que el organismo reaccione produciendo defensas (anticuerpos) contra dichos gérmenes. Son éstos anticuerpos los que se enfrentarán, si llegan los gérmenes causantes de esa enfermedad, pudiendo llegar a evitar dicha enfermedad y sus complicaciones, a pasarla de forma leve.

 

¿Es conveniente vacunar a su hijo? 

Si, porque lo protegen de algunas enfermedades infecciosas.

Las enfermedades vacunables pueden tener complicaciones graves, secuelas o provocar incluso la muerte. 

Con la  realidad del tipo de vida actual y la facilidad de comunicación entre países, los gérmenes también viajan. Por ello es necesario seguir vacunando de determinadas enfermedades aunque ya no están presentes en “nuestro” entorno…

 

¿Las vacunas son seguras? 

Si. Son medicamentos muy seguros que, antes y después de su comercialización, se someten a estudios y ensayos clínicos muy serios, tal como exigen los comités científicos y las Autoridades Sanitarias.

A pesar de ello, como cualquier medicamento, pueden presentar efectos secundarios, que suelen ser leves.

De forma extraordinaria, una vacuna puede provocar reacciones graves en personas alérgicas a ese preparado o por otro tipo de circunstancias especiales. De cada millón de vacunas se produce una reacción anafiláctica. Por ello la prescripción de cada vacuna debe ser indicada por un médico y administrada en un centro sanitario. 

El riesgo que implica vacunar frente a una enfermedad es siempre muy inferior al riesgo que supone padecer esa enfermedad. 

Casos específicos:

  • No existe evidencia científica de que recibir varias vacunas en el mismo momento pueda afectar al sistema inmunológico. 
  • Las vacunas de calendarios actuales que se administran en la infancia no contienen tiomersal (mercurio).
  • La evidencia científica no encuentra ninguna relación entre vacunas que pudieran llevar tiomersal y el desarrollo de un desorden del espectro autista.
  • Después de detectar la falsedad de las investigaciones que dieron lugar a la relación tiomersal/autismo y la pérdida de licencia de médico de su autor, se han publicado cientos de estudios científicos con decenas de miles de niños estudiados, y en ningún caso se observó tal asociación.

 

¿Las vacunas son obligatorias?

En España las vacunas NO son obligatorias, aunque si son ampliamente recomendadas  por muchos profesionales y muchas de ellas están financiadas por el Sistema Nacional de Salud o las Comunidades Autónomas.

En otros países hay algunas vacunas que si son obligatorias (Italia, Francia, Argentina, Méjico …) y hay otros muchos en que no están financiadas (Estados Unidos,…).

 

 ¿Cuándo es conveniente empezar a vacunar?

La vacunación debe empezar a los 2 meses de edad, y la mayoría de las vacunas se administran durante los dos primeros años de vida.   

Al vacunar a los niños antes de esa edad se les protege de infecciones e impide que contagie a otros niños, tanto en la escuela infantil como en el colegio.

La realidad es que los niños menores de cinco años son muy susceptibles a contraer enfermedades porque su sistemas inmunológico no esta completamente desarrollado.

 

 ¿Las vacunas son exclusivas de los niños?

  • En absoluto.
  • La infancia y la adolescencia son las etapas durante las que más vacunas se administran, para que puedan estar preparados a defenderse de las posibles enfemedades a que se tenga que enfrentar.                       
  • La vacunación en la mujer embarazada ya está en marcha.    
  • En las personas mayores de 60-65 años están indicadas otras vacunas, contra la gripe y algún tipo de meningitis. Los pacientes con enfermedades crónicas (cardiópatas, asmáticos,…) son más susceptibles de enfermar, por lo que tienen indicada una determinada vacunación.. 

 

¿Qué hacer si se olvida una dosis o una vacuna?

Consultar al pediatra, aunque en la mayoría de los casos no hay que reiniciar la pauta completa de vacunación, sin que disminución de la respuesta inmunológica. “Dosis puesta, dosis que cuenta”.

 

¿Cuándo no poner una vacuna?

  • Si presenta alergia grave conocida a la vacuna o a alguno de sus componentes.                         
  • En caso de Enfermedad con fiebre se puede aconsejar posponer unos días la vacunación.      

    Si se puede administrar cuando:

  • Padece un resfriado.    
  • Se está tomando otras medicinas.
  • Hay contacto con: niños, embarazadas o madres que dan pecho.

 

¿Qué enfermedades se pueden vacunar?

Las vacunas vacunables más comunes en España, en 2018, son:

  • Hepatitis B
  • Difteria
  • Tétanos
  • Tos ferina
  • Polio
  • Haemophilus influenzae tipo b
  • Meningococo C
  • Neumococo
  • Sarampión
  • Rubeola
  • Parotiditis o paperas
  • Varicela
  • Virus del papiloma humano
  • Rotavirus
  • Meningococo B
  • Hepatitis A
  • Gripe.

 

¿Hay que registrar las vacunas?

Si. Hay que registrar los datos de la vacunación en el Registro Nominal de Vacunas y en la Cartilla de Salud Infantil, que en más de una ocasión se va a poder necesitar.

 

¿Qué ocurre con los niños que no se vacunan?

  • Se benefician de la inmunidad colectiva, conocida como “efecto rebaño”,   
  • Cuando se vive en una población con un alto índice de vacunación, en su entorno disminuye la posibilidad de que se presente una enfermedad y la posibilidad de contagio.
  • Para ello se precisa vivir en una sociedad con una cobertura de un 95% de población vacunada; si se baja esa cobertura, aumentan los riesgos de que se presenten enfermedades vacunables y sus complicaciones.
  • Si llega la epidemia de una enfermedad, ésta afecta a toda la población, vacunada o no vacunada; el porcentaje de los enfermos no vacunados es mucho más alto que en aquellos que si han recibido esa vacuna. 

 

LAS VACUNAS SON DOSIS DE VIDA. 

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 431 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.