Viaje en coche con hijos

El verano es la época ideal para disfrutar de unas vacaciones con los hijos. Unas familias se acercarán a la playa, otras elegirán la montaña y otras habrán decidido hacer un viaje. Y si se analiza qué medio de transporte es el más utilizado, sin ningún género de dudas, es el coche.

Viajar es un placer, y lo va ser mucho más si antes de ponerse en marcha se repasan algunos puntos.

Con respecto al conductor

Los adultos conductores, habitualmente padre y/o madre, han de demostrar una conducción responsable y ejemplarizante para sus hijos;  para ello han de cumplir y hacer cumplir las normas, en especial para los niños.

  • Utilizar y procurar que todos los ocupantes del vehículo hagan uso de los cinturones de seguridad o los sistemas de retención infantil adecuados.
  • No consumir alcohol o drogas, antes o durante el viaje.
  • No tomar medicamentos que puedan producir somnolencia.
  • No utilizar el teléfono móvil mientras se conduce.
  • No enviar mensajes de móvil durante la conducción.
  • Es recomendable descansar cada 200 km o tras 2 horas de conducción.
  • Mantener siempre la distancia de seguridad con el vehículo precedente.
  • Si desciende del vehículo, no olvidar:   parar el motor.
  •                                                                       quitar las llaves del contacto.
  •                                                                       dejar puesto el freno de mano.
  • Si un pasajero baja del vehículo,  debe hacerlo  por el lado más próximo a la acera.
  • A veces es necesario ponerse los chalecos reflectantes.
  • Respetar toda la reglamentación: señalización, luces, pasos protegidos, estacionamiento, etc.

Cuando se viaja con niños hay que tener conciencia de ello y de los límites que estos deben tener. Una cierta desconfianza obligará a agudizar la vigilancia, ya que un niño puede siempre tener una reacción imprevisible.

Por ello:

  • Comprobar que están puestos los seguros de las puertas traseras, para que los niños no puedan abrirlas durante el viaje.
  • Éstas puertas han de estar bien cerradas antes de arrancar el coche.
  • Al cerrar las puertas del coche, vigilar las manos de los niños para no atraparle los dedos
  • No permitir de ninguna forma que un niño saque la cabeza u otra parte de su cuerpo por la ventanilla o por el techo del automóvil.
  • No deje objetos sueltos en la bandeja trasera del coche; en caso de choque estos objetos alcanzan gran velocidad y pueden producir lesiones graves en la cabeza de los pasajeros.

Los pasajeros: los niños

El asiento trasero es el sitio más seguro para un niño de cualquier edad. Por ello los niños deben viajar siempre en los asientos posteriores, utilizando los sistemas de retención infantil indicados y el cinturón de seguridad adecuado a su tamaño. Esto disminuirá las posibilidades de heridas en caso de choque, así como de distracción al conductor.

Puede ser necesario tener que usar arneses o cojines para lograr la adecuada inmovilización. Hasta los 12 años de edad se deben utilizar sistemas de sujeción especiales para niños (sillas, asientos elevados) y a partir de esta edad, el cinturón de seguridad como el adulto, si el tamaño del niño lo permite.

Nunca llevar a un niño en brazos en el interior de un vehículo; y mucho menos si viaja en el asiento del copiloto, aunque utilice el cinturón de seguridad y dispongan de airbag.

Si un niño tiene que viajar en el asiento del copiloto, siguiendo las normas de la Dirección General de Tráfico, lo hará en sentido inverso a la conducción (mirando hacia atrás), en silla homologada sujeta, y habiendo anulado el airbag del mismo lado.

Nunca llevar a un niño entre el volante y el conductor, aunque sea en un trayecto corto, ni como un juego.

Tener presente que las lesiones más graves por traumatismo en un niño ocurren cuando va como  pasajero en un coche y este sufre una colisión o un vuelco. Estas lesiones se incrementan enormemente en cantidad y gravedad, si el niño no va sujeto al asiento con algún sistema de sujeción apropiado a su tamaño.

El vehículo

La revisión del vehículo se realizará unos días antes del inicio del viaje, y se volverá a comprobar su buen estado (ruedas incluidas) antes de cualquier nuevo trayecto.

  • El equipaje ha de ir correctamente sujeto.
  • Si se lleva animales de compañía, deben viajar en compartimentos separados.

No olvidar que casi todos los accidentes que sufren los niños, no habrían llegado a producirse si se hubieran adoptado las medidas de prevención adecuadas.

Para un niño pequeño, los descuidos de los mayores son ……un riesgo desmedido.

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 59 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.