Molusco contagioso

Es una infección viral que cursa con la erupción en la piel de unas pápulas (pequeños granos) semiesféricas de aspecto perlado y con el centro algo hundido. Su nombre es Molluscum Contagiosum.

Es una lesión benigna en la que aparece uno o más bultos perlados, que puede afectar tanto a niños como a adultos y suele desaparecer de forma espontánea y sin dejar cicatriz.

Causante: el virus del molusco contagioso.

 

El contagio:

  • El virus entra en el organismo, a través de una pequeña lesión en la superficie de la piel.
  • Las pápulas perladas suelen aparecer a las 2 – 8 semanas tras el contagio.
  • Se pueden contraer por:
    • contacto directo piel con piel.
    • al tocar objetos que han contactado con el virus, juguetes, ropa, toallas….
    • a través de agua infectada por el virus.
  • La infección se puede extender si el niño se rasca o frota las lesiones y luego se toca otra parte del cuerpo.
  • También se puede contagiar a través de las relaciones sexuales y afecta al área genital o en los muslos.

Síntomas

Único signo visible: presencia de las pápulas o pequeñas protuberancias

  • en forma media esfera
  • superficie de la piel lisa, de color rosa o blanco
  • parte central tiene una pequeña hendidura en la parte superior (umbilicada)

Su evolución:

  • empiezan como granos diminutos (como cabeza de alfiler).
  • luego crecen a lo largo de varias semanas
  • aumenta de tamaño, llegando a tamaño de guisante grande.

Por su apariencia:

  • de forma aislada, como una sola protuberancia. perlada.
  • en grupos, racimos o filas.

El tratamiento

En muchas ocasiones no se indica tratamiento y se espera a que se solucione de forma espontánea, que suele tardar unos 2-3 meses.

Mientras van desapareciendo los primeros, van apareciendo y creciendo nuevos moluscos, lo que trae consigo la prolongación de la curación.

En otras ocasiones se intenta acelerar el tratamiento:

  • Se exprime el núcleo central del molusco con un escalpelo o unas pinzas.
  • Se cortan con una cucharilla pequeña de bordes afilados (curetaje).
  • Se congelan los moluscos (crioterapia).
  • Aplicar un agente químico o una crema sobre el molusco.

La prevención

Prevenir la propagación:

  • Lavarse las manos a menudo con agua y jabón.
  • No tocar, rascar ni frotar las lesiones.
  • Mantener bien limpias las zonas donde hayan salido moluscos.
  • Cubrir todos las lesiones con ropa o un vendaje antes de practicar actividades  donde pueda haber contacto piel con piel o se comparta equipación.
  • Cambiar todos los vendajes cada día o cuando se ensucien.
  • No afeitar las áreas con lesiones.
  • Hidratar la piel si estuviera seca.

Para evitar la infección:

  • Lavado de manos a menudo con agua y jabón.
  • No compartir toallas, ropa de vestir ni artículos de uso personal.
  • No compartir flotadores ni otros artículos o juguetes que se utilizan en las piscinas.
  • No tocar ni rascar los bultitos de la propia piel o de la piel de otras personas.

 

Dr. Antonio Redondo Romero

Pediatra – Alicante

Hospital Vithas Medimar Internacional

 

 

 

 

 

(Visited 507 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.