Las etiquetas de los alimentos

La etiqueta de un alimento es la única vía de comunicación entre el  fabricante y el consumidor final, o sea, el cliente que lo selecciona en la balda de un supermercado.

Después  de muchas idas y venidas en España se ha llegado a un consenso basado en la reglamentación europea, que establece lo siguiente:

Nutrientes obligatorios e información que debe constar en el etiquetado de los productos alimenticios.

  • Valor energético (calorías expresadas en Kcal/100 g ó 100 ml)
  • Hidratos de carbono totales, destacando los azúcares simples.
  • Grasas totales, en especial las grasas saturadas.
  • Proteínas
  • Fibra alimentaria
  • Sal

Nutrientes de voluntaria inclusión en su etiquetado

  • Ácidos grasos monoinsaturados
  • Ácidos grasos poliinsaturados
  • Polialcoholes
  • Almidón
  • Fibra
  • Vitaminas (en % de CDR)
  • Minerales  (en % de CDR)

 

Significado de estos valores

  • Valor energético……………………referencia 2000 kcal/ adulto medio
  • Proteínas…………………………………….. 10 – 15% vct ………..   50-75 g
  • Hidratos de carbono………………….50 – 55 % vct …….. 250-275 g
  • Azúcares simples…………….     menos  10 % vct ……………….  50 g – deseable: 25 g
  • Grasas totales………………………………..30- 35% vct ………… 70- 80 g
  • Grasas saturadas…………………….menos 10% vct…………………..22 g
  • Sodio/sal …………………………..menos 5 g/día de sal o 2,5 g/día, si se expresa en sodio

 

Significado de abreviaturas:

  • DDR: Consumo diario recomendado
  • g: gramo
  • Kcal: kilocaloría
  • ml: mililitro
  • Vct: Valor calórico total

 

 

Con tantos valores en una etiqueta se debe  priorizar:

  • el contenido en calorías
  • el contenido de azúcares simples
  • el contenido  de grasas.

 

En la información anterior se muestran los valores de referencia; así cuando se tenga  una etiqueta de galletas o de yogur rápidamente se puede establecer si el azúcar o la grasa que tiene es adecuada o un exceso.

Hay que procurar minimizar el consumo de productos con etiquetas (elaborados) e intentar consumir comidas tradicionales, caseras, preferir los bizcochos caseros a la bollería industrial, el vaso de leche al preparado industrial; así se logrará bajar de manera importante el consumo de azúcar simple y de grasas saturadas.

 

Claudia Guerrico

  • Nutricionista
  • PsicoActúa
  • Hospital Vithas Medimar Internacional. Alicante

 

 

(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.