Jugar es vivir

Jugar es una actividad natural y espontánea que todos los niños hacen desde que nacen, es casi un instinto, y así se puede comprender cómo para ellos vivir es jugar, y jugar es vivir.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española dice que jugar es “hacer algo con alegría con el fin de entretenerse, divertirse o desarrollar determinadas capacidades”. De vivir opina que  es “tener vida”.

La posibilidad de jugar, que se expresa a través del juego, además de hacerlos felices, les favorece su desarrollo en las áreas, motora, social, afectiva, intelectual y de lenguaje. Es un medio de expresión y de maduración en los aspectos físico, cognitivo, psicológico y social. O sea que se convierte en una necesidad.

El juego va a ser una buena forma de preparar a los niños para la vida, de enseñarle a compartir y de ponerlos en contacto con sus primeros valores.

 

Durante los primeros meses de vida, el juego es la actividad principal que va a desarrollar todo bebé a lo largo del día. Además:

  • Va a ir descubriendo el mundo que le rodea.
  • Conoce a las personas que hay a su alrededor, con las que empezará a comunicarse.
  • Moverá sus manos.
  • Hará ruidos para comunicarse.
  • Mirará los colores llamativos.
  • Imitará a sus mayores.

 

Entre los dos y los cinco años

  • Es la etapa en que el aprendizaje será más intenso.
  • Quiere jugar con otros niños, aunque se puedan pelear.
  • Va a expresar sus sentimientos; rabia, alegría, llanto, dolor o miedo.
  • Inicia a tener confianza en sí mismo
  • Se inicia su autocontrol.
  • Aprende a respetar y será respetado.

 

Gracias al juego

  • Su lenguaje:
    • Irá mejorando.
    • Se enriquecerá  cuando escuche historias y le lean cuentos.
  • Los cuentos, con sus dibujos y letras, les irán poniendo en contacto por primera vez con la palabra escrita, a la cual no estaría nada mal que se aficionaran.

 

A tener presente

  • Jugar le facilitará la exploración de cada día.
  • Podrá mirar, observar, escuchar, oír, descubrir, tocar, oler, hablar….
  • Podrá dar rienda suelta a su imaginación.
  • El juego, en muchas ocasiones, está sometido a algunas reglas, y en el que se gana o se pierde,  y le va a ayudar  a madurar en su desarrollo.
  • Unas veces jugará sólo y otras en compañía.
  • Unas veces jugará con niños y otras, ojalá muchas, con sus padres. Los padres han de saber que  no están perdiendo el tiempo. Será otra ocasión para conocerse y comunicarse, además de compartir y disfrutar.
  • En ocasiones jugará sin juguetes y otras con ellos.
  • Los juegos y los juguetes servirán para ampliar sus posibilidades de jugar. De ahí la gran importancia de saber elegir un juguete.

 

Los padres son el mejor juguete para sus hijos.

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 17 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.