El crecimiento y la nutrición de los niños

La talla final de una persona está condicionada por la genética y guarda estrecha relación con la talla de los padres. Sin embargo existen factores que pueden modificarla y así ocurre.

En España, la talla media de los reclutas en 1903 era de 1,63 metros y en 1995 de 1,75 metros. Se trata de la aceleración secuencial del crecimiento y se debe sobre todo a la disminución de enfermedades y la mejor alimentación tanto en cantidad como en calidad.

Dicho de otra manera, la comida diaria está muy influida por aspectos culturales, costumbres familiares y, en nuestro medio, cada vez menos por los aspectos económicos.

 

Hasta los 12 meses

En la etapa desde recién nacido y hasta los 12 meses de vida,  el crecimiento, y siempre en ausencia de enfermedad, depende fundamentalmente de la alimentación.

  • Si el lactante toma lactancia materna, mientras dure ésta, se puede decir que no existirá ningún tipo de problema, ya que en general tomará alimento de calidad en cantidad suficiente.
  • Si toma leche artificial, prácticamente estamos en una situación paralela, aunque se pueden presentar algunos riesgos potenciales derivados del producto en sí mismo o de la forma de su preparación.
  • Cuando se introduce el beikost (la alimentación no láctea) pueden aparecer más errores si no se siguen las indicaciones del pediatra, al introducir ciertos alimentos o la forma de prepararlos sin base científica más que la del costumbrismo.
  • Ya en esta etapa precoz de la vida, incluido el segundo año, es preciso vigilar el crecimiento y analizar la velocidad del mismo para que, en el caso de observar un enlentecimiento del mismo, poder valorar si la ingesta alimentaria es adecuada, al tiempo que se descarta una patología subyacente.

 

Niñez y adolescencia

En la etapa de la niñez y de la adolescencia -y siempre hablando en términos de ausencia de enfermedad -, la alimentación juega un papel importante pero menos que en la etapa anterior.

Constituye un periodo de tiempo marcado por el desarrollo de gustos o aversiones del chico por determinados alimentos, lo cual puede llevar a una alimentación incorrecta. Si a esto se añade al factor tiempo o de apresuramiento que tiene la vida real a la hora de las comidas, las posibilidades de nutriciones deficientes van tomando cuerpo.

 

¿Cuál será su repercusión en el crecimiento en nuestros medio?

Cuando se ha ofrecido una alimentación adecuada, tanto en cantidad como en cualidad, se han producido recuperaciones importantes en la velocidad de crecimiento y mejora del percentil.

Particularmente cuidadoso hay que ser durante la adolescencia, por la influencia de su  personalidad. La existencia de unas normas alimentarias en el seno de cada familia y el hábito de mantenerlas por todos sus miembros, contribuye a que no se produzcan desvíos ni por defecto ni por exceso. Es oportuno recordar ahora cómo el aumento de talla que presenta el niño obeso no es duradero ya que su madurez adelantada puede hacer que finalice precozmente el crecimiento.

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

 

(Visited 225 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.