Cómo llevar al bebé: el porteo

El porteo es una forma de crianza,  un sistema de transporte que asegura un contacto constante entre el bebé o el niño (porteado) y el adulto o porteador, en la que se lleva al hijo encima del adulto.

Es la forma natural con la cual, a lo largo de la historia, se ha transportado a los bebés hasta que son capaces de andar por sí mismos. Es una práctica muy extendida en muchos países, donde madres-padres-cuidadores llevan a sus niños a cuestas para ir a dar un paseo, a la escuela, a la compra…

 

¿Cómo debe de ser un portabebés?

Debe de ser ergonómico y estar adaptado a la edad del bebé, para.

  • Asegurar un contacto constante y una postura adecuada, tanto para el bebé como para el adulto.
  • Comprobar que el peso del bebé recae sobre el porteador, no sobre la espalda del propio bebé.
  • Mantener la espalda en posición de “C“.
  • Mantener las piernas en posición de “M”. No basta con que el bebé lleve las piernas abiertas; para lograr la postura correcta en forma de M, ha de llevar las rodillas más elevadas que el culete, por lo que el asiento del portabebés debe llegarle de corva a corva (de debajo de una rodilla, a la otra). Si no, la posición no es correcta.
  • Según el niño vaya creciendo, la forma de su espalda irá pasando, poco a poco, de “c” a la forma de “S”.
  • Ir abriendo cada vez más las piernas hacia los lados, o sea que la postura de la ranita va cambiando.

Ventajas de portear:

  1. Fortalecer el vinculo entre bebés y cuidadores. Refuerza la relación padres e hijos .
  2. Los bebes porteados lloran menos, lo que está avalado por muchos estudios.
  3. Proporciona al bebé seguridad emocional, tranquilidad e intimidad. Estar pegado al cuerpo de su cuidador le permite al bebé sentir el olor, los latidos del corazón y los movimientos del cuerpo. 
  4. Favorece la lactancia materna, al igual que realizar ejercicios piel con piel.
  5. Los bebes porteados sufren menos reflujos y cólicos. La posición vertical, vientre contra vientre, beneficia mucho a sus sistema digestivo, además evita que la postura que facilita el reflujo.
  6. Beneficia el desarrollo de la cadera y columna del bebé. La posición rana es ideal para la cadera.
  7. Existen menos probabilidades de que el bebé padezca plagiocefalia (cabeza plana) consecuencia de tener al bebé posicionado mucho tiempo con la cabeza apoyada.
  8. Estimula todos los sentidos del niño.
  9. Se estimula el sistema vestibular (responsable del equilibrio), por tanto se incrementa el desarrollo neuronal del bebé.

 

Tipos de porteos:

  • Mei Thai. Portabebé de origen asiático. Es parecido a una mochila pero el ajuste es con nudos. Permite varias posiciones.

         

  • Fular elástico. Los más recomendables para recién nacidos y prematuros. Hay que aprender a colocarlo, pero después de 2-3 veces resulta muy sencillo.

       

  • Bandolera. Dispone de unas anillas para ajustar al bebé, por lo que es sencillo y rápido de usar. Para períodos largos no es muy aconsejable, sobre todo si el niño ya pesa más de 9-10 kg.

  • Pouch. Similar a la bandolera pero no lleva anillas. Es peso del bebé recae sobre un hombro.

     

  • Mochila ergonómica. Se puede usar desde los 4-5 meses (algunas desde el nacimiento)  hasta los 20 Kg. Con las mochilas no es aconsejable ir mirando hacia delante ya que eso obliga a curvar la espalda del bebé en sentido contrario al fisiológico.

         

  • Fular de rejilla. No son recomendables para trayectos largos, pero si útiles para paseos cortos en verano o ir a la playa o la piscina, ya que se pueden mojar sin problema.

 

Sara Sancristóbal Maestre

Fisioterapeuta.

Fisioterapia Vithas. Alicante

(Visited 232 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.