Ante una quemadura solar

En la piel lo primero que se va a observar es que ésta se enrojece y aumenta su temperatura.

Hay que saber que

  • Los primeros signos de quemadura pueden aparecer unas horas después de la exposición.
  • Puede tener varias formas de presentación:
    • Piel roja y sensible, que está caliente (eritema).
    • Ampollas que aparecen unas horas después de la exposición (flictenas).
    • Reacciones más serias como fiebre, escalofríos, náuseas o erupción cutánea.
    • Se pela el área de la piel quemada.
  • Estos síntomas suelen ser temporales, pero el daño a las células de la piel es permanente.
  • Los efectos a largo plazo incluyen envejecimiento prematuro de la piel y mayor riesgo de presentar cáncer de piel. 

 

Lo que no se puede olvidar:

  • Hay que evitar la exposición de los niños al sol a las horas de mayor insolación (12-17 horas). No exponer al sol a bebés ni a niños pequeños y limitar a los menores de 3 años.
  • El tiempo de exposición solar en los primeros baños debe ser muy breve, aunque se utilicen protectores solares. Luego se podrá ir aumentando, poco a poco, pero siempre con moderación.
  • Enseñar con el ejemplo.
  • La protección solar incluye medios físicos como
    • buscar lugares sombreados 
    • usar sombrero, gorra o visera
    • cubrirlo con una camiseta tupida
    • utilizar ropa de fibras naturales (algodón, seda) y de color oscuro
    • las gafas han de ser homologadas y con filtros antirradiación UVA.
  • La elección del fotoprotector solar debe ser adecuada:
    • Utilizar un factor 50.
    • Aplicarlo antes de salir de casa y, en todo caso, antes de exponerse al sol.
    • Volver a aplicarlo cada 2 horas, o antes si se le ha quitado (arena, agua, sudor,..). Un estudio australiano afirma que “las cremas protectoras aplicadas a los niños de forma regular reducen a la mita del riesgo de que éstos padezcan cáncer de pies a lo largo de sus vidas”.
  • Si la piel se enrojece es que ya se está quemando y no sirve aplicar protector solar.
    • 1. Apartarlo del sol y ponerlo a la sombra.
    • 2. Aplicar agua fría o paños humedecidos con agua fría, para calmar el dolor y refrescar la piel.
    • 3. Limpiar la zona afectada, con suavidad, para evitar que se infecte.
    • 4. No poner en esa zona colonia, ni alcohol.
    • 5. Si no tiene ampollas, cuidar la piel afectada con una loción hidratante.
    • 6. Si tienen dolor, se puede dar analgésicos.
    • 7. Ofrecer agua y líquidos para ayudar a hidratar.
    • 8. Si presenta ampollas, buscar atención sanitaria.

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 212 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.