Quinta enfermedad o del niño abofeteado

Es una enfermedad infecciosa provocada por el  “parvovirus B19”, caracterizada por presentar unas mejillas de color rojo brillante, y se conoce también como “enfermedad de la bofetada”, eritema infeccioso  o  megaloeritema.

Es especialmente frecuente en niños de 5  a 15 años de edad, sobre todo en primavera y verano.

 

El contagio

Puede ocurrir

  • de una persona a otra, a través de gotitas de saliva o secreciones (al toser, esornudar,…).
  • de una mujer embarazada al feto, con posibilidad de que desarrolle  alguna enfermedad grave.

El contagio ocurre antes de que aparezca la erupción.

El período de incubación, entre la exposición al virus y el inicio de los síntomas, suele ser de 4-14 días. La erupción aparece unas 2-3 semanas después de que se infecte.

Cuando aparezca la erupción, ya no contagiará.

 

Síntomas

Alrededor del 20% de los casos, no presentan síntoma alguno.

  • En la etapa inicial:
    • leves síntomas de resfriado:
      • congestión nasal
      • dolor de garganta
      • fiebre baja
      • dolor muscular o de articulaciones
  • A los 7-10 días aparece una erupción de color rojo intenso en las mejillas, como si le hubieran dado una bofetada, que no es pruriginosa.
  • Luego la erupción se extiende sobre todo a brazos y piernas, y puede provocar picor.
  • En unas 2 semanas  tiende a desaparecer. Se va apagando desde el centro hacia afuera, pudiendo recordar a un encaje.

Es intermitente, pudiendo volver a aparecer después de unas semanas o meses; en especial  cuando hace calor, se practica ejercicio físico o hay exposición al sol.

Diagnóstico

  • Es suficiente al ver erupción típica, en cara y cuerpo.
  • No existe una prueba específica.

 

Evolución

Habitualmente desaparece sin tratamiento en pocas semanas.

En los niños mayores y en los adultos, la quinta enfermedad puede causar dolor e inflamación en las articulaciones, síntomas que pueden persistir semanas o meses.

Complicaciones

En general, la quinta enfermedad no suele tener complicaciones,
Si pueden presentarse en niños que tienen bajas sus defensas o padecen ciertos trastornos de la sangre (anemia de células falciformes  o anemia hemolítica)

Mujeres embarazadas:

  • la mayoría son  inmunes,
  • las que no son inmunes, sólo tienen síntomas leves.
  • durante el embarazo se pueden provocar problemas en el feto, sobre todo durante la primera mitad de la gestación.

 

Tratamiento

Al estar provocada por un virus no precisa tratamiento antibiótico.

En los niños:

  • Solo precisan reposar
  • Dar un tratamiento sintomático hará que se encuentren mejor:
  • Si tienen fiebre o  dolor articular, se puede dar paracetamol; nunca aspirina (ácido acetilsalicílico) al estar contraindicada en todos los procesos causados por virus.
  • Si le pica la erupción, se le puede indicar algún antihistamínico.
  • Sólo en caso de anemias graves puede ser necesaria la hospitalización.

 

Prevención

No hay una vacuna que pueda para prevenir la quinta enfermedad

No se puede de prevenir el contagio, ya que éste ocurre antes de que aparezca la erupción.

Para reducir el riesgo de contagio: la buena higiene es importante, incluyendo lavado intenso y frecuente de manos, que siempre es una buena elección para prevenir el contagio de muchas infecciones.

 

Dr. Antonio Redondo Romero

Pediatra – Alicante

Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 46 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.