Las rabietas

La rabieta se pueden entender como un estallido emocional típico entre los 2-4 años.

Una rabieta es una respuesta natural, es decir, es una respuesta adaptativa que se pone en marcha cuando sentimos FRUSTRACIÓN debido a que…

  • la situación nos desborda
  • es inesperada
  • no la controlamos

 

No olvidar que:

  • Para mantener nuestro bienestar psicológico, nuestro cerebro debe sentir control de la realidad.
  • Cuando se pierde ese control surge la frustración como mecanismo de recuperación de ese bienestar.

 

Las dimensiones de la rabieta dependerán de que…

  • Lo que nos dice la realidad es menor de lo que esperábamos.
  • Tarda en venir aquello que deseábamos.
  • No lo conseguimos y lo esperábamos conseguir.
  • Se nos quita sin razón aquello que esperábamos.
  • Nos piden más para conseguirlo.
  • No tenemos salida, no hay opción y nos cuesta aceptarlo.

 

Nuestro papel como padres y madres para evitar que las rabietas perduren en el tiempo es: enseñarles a tolerar su frustración. Quizás un buen comienzo sea que tengamos claro que nuestros hij@s necesitan frustrarse, necesitan pasar por situaciones descontroladas…Les enseñaremos a:

  • Tolerar
  • Respetar, aguantar algo que no queremos o entendemos.
  • Autocontrol.

“Para fomentar el autocontrol en los hij@s, primero necesitamos el autocontrol en el adulto”

 

¿Cómo puedo gestionar las rabietas?

  1. Averigua que le ha pasado al niño: para saber cómo debo actuar, debo conocer a qué me enfrento.
  2. Le damos tiempo para que la emoción baje: cuando estamos muy enfadados nada de lo que nos digan servirá para calmarnos.
  3. No le prestamos atención.                                                                                                                     Si tiene un comportamiento violento lo contenemos o lo sacamos de la zona de peligro.             “Lo sentimos, la persona con la que habla está agotada o fuera de su paciencia. Por favor, inténtelo de nuevo más tarde.”
  4. No perdamos la calma. Autocontrol.
  5. No entrar en el juego “ Si tu haces esto, yo…”
  6. No ceder
  7. Cuando empieza a tranquilizarse…                                                                                                         – Reforzamos “Nos mostramos contentos y orgullosos ante los primeros intentos de autocontrol            del niño”                                                                                                                                        – Volvemos a prestarle atención:  Sonrisa                                                                                                                                                   Caricias                                                                                                                                                   Le decimos que da gusto verle así.
  8.  Recordatorio:
    1. Tú eres el adulto, debes mantener la calma.
    2. Acéptalo como algo propio de su crecimiento.
    3. Siempre que sea posible no le prestes atención.
    4. Después, acércate a él e intenta distraerle para calmarle.
    5. Si se mantiene en su actitud, repite los pasos 3 y 4.
    6. Con los más pequeños: la distracción.
    7. También ante: peticiones que no se pueden conceder                                                                                       enfados que no parecen acabar

 

 

Andrea Vizcaíno Cuenca, Psicóloga

Unidad de Psicología y Medicina de la Salud Vithas Medimar

Alicante

(Visited 27 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.