¿Conoces el Grooming?

Es un nuevo término que hace referencia a las conductas o acciones que realiza un adulto para ganarse la amistad y confianza de un menor de edad a través de Internet, con el objetivo de obtener beneficios sexuales, bien usando imágenes eróticas o pornográficas del menor o preparando un encuentro sexual.

 Aunque la palabra grooming no está incluida todavía en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, se trata de un problema muy serio que:

  • Hay dificultad para detectarlo.
  • Cuenta con el anonimato de los delincuentes (adultos).
  • Se cuenta con la esperable inocencia de los menores.
  • Hay fácil accesibilidad del uso de Internet.
  • Empieza en la red, pero con frecuencia termina en tráfico de pornografía infantil o  el abuso físico a menores.

 

Es un  tipo de acoso y abuso de menores en que::

  • El acosador es un adulto.
  • El acosado es un menor de edad.
  • Existe una intención sexual.
  • Siempre hay uso de las nuevas tecnologías.
  • Se cuenta con el anonimato de la red.

Sus etapas:

  • Generan lazos de amistad con el menor, fingiendo ser un niño o una niña.
  • Obtienen información del menor.
  • Usan la seducción para lograr que el menor realice frente a la webcam las solicitudes del acosador (desnudos, tocamientos,…).
  • Usan ciertos argumentos:
    • Como eres muy inteligente, nunca podría engañarte porque te darías cuenta.
    • Nunca haré nada que tu no quieras hacer.
    • Lo dejaremos cuando tu digas.
    • Tú decides hasta donde podemos llegar.
  • Inicio del ciberacoso, con extorsión para obtener el material deseado.

 

¿Cómo se pueden proteger? 

  • Con iniciativas legales.
  • Con el control de los padres mediante la educación y una permanente comunicación.
  • Estar disponible para atender cualquier solicitud de ayuda, sea para lo que sea.
  • Brindar ayuda, sin recurrir a broncas o castigos.
  • Ser consciente del poder real de las nuevas tecnologías, sus pros y sus contras.
  • Procurar disminuir, llegando a eliminar, el uso inadecuado de la webcam.
  • Llevar a cabo la sugerencia de que no haya ningún niño con el ordenador en su habitación, y menos con cámara web.
  • Limitar la conexión a internet en cantidad, y negociar los momentos razonables.
  • Mantener la vigilancia de las cuentas de las redes sociales, utilizando cierta “maña”.
  • Utilizar la prudencia para poder vigilar sin que se sientan vigilados.

 

 

(Visited 1.203 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.