Reflejos del recién nacido

Los reflejos son acciones o movimientos involuntarios, y mediante los cuales se conocen la actividad normal del cerebro y de los nervios.

Unas veces son movimientos espontáneos del bebé y otras responden a ciertos estímulos.

Pueden formar parte de sus actividades habituales del bebé o producirse solamente en determinados períodos del desarrollo.

Es conveniente conocer lo reflejos normales en los recién nacidos:

Reflejo de reptación

  • Cuando a un bebé que está boca abajo con las piernas flexionadas,  se le toca la planta del pie, reacciona estirando la pierna y empuja su cuerpo hacia delante.
  • De hecho, nada más nacer, cuando el bebé está boca abajo, intenta avanzar arrastrándose hacia el pecho de la madre.
  • Suele desaparecer hacia los 3 ó 4 meses.

Reflejo de búsqueda

  • Cuando se acaricia una mejilla del bebé, éste gira la cabeza hacia el lado acariciado y busca el pecho o el biberón.
  • Este reflejo dura alrededor de cuatro meses.

Reflejo de succión

  • Desde el momento de nacer, y en el momento de meter el pezón en la boca del bebé y toca el cielo de su boca, empieza a succionar.
  • Lo mismo ocurre tanto con el pecho, tetinas, dedos, manos….
  • Este reflejo se puede encontrar desde la semana 32 del embarazo, aunque hasta las 36 semanas no se desarrolla completamente y, por ello, la succión de los bebés prematuros puede ser más débil.

Reflejo de Moro 

  • Es como un sobresalto que le ocurre al recién nacido cuando se le deja caer hacia atrás, y reacciona estirando el cuello, abre brazos hacia los lados y después hacia delante y piernas; puede llorar con energía.
  • El bebé puede sobresaltarse ante un roce o ruido fuerte, e incluso con su propio llanto.
  • Es muy evidente durante el primer mes y dura unos dos meses.

Reflejo tónico del cuello o del “espadachín”

  • Cuando un bebé está relajado y acostado boca arriba, y se le gira la cabeza hacia un lado, el brazo de ese lado se estira y el brazo opuesto se flexiona dobla a la altura del codo y el puño se aprieta.
  • Dura de cinco a siete meses.

Reflejo de agarre o prensión 

  • Al poner un dedo en la palma de la mano abierta de un bebé, su mano se cierra alrededor del dedo, con un apretón.
  • Si se intenta de retirar el dedo, provoca que se apriete más. Casi se puede levantar el bebé si ambas manos están agarradas a los dedos.
  • Se mantiene hasta los cinco o seis meses de edad.

Reflejo de la marcha automática o de caminar

  • Al sostener al bebé por debajo de las axilas, y se inclina su cuerpo algo hacia delante, a la vez que toca con los pies una superficie dura, hace movimientos pareciendo que el bebé quiere caminar.
  • Dura aproximadamente dos meses.

Reflejo de incurvación del tronco o reflejo de Galant

  • Estando el bebé boca abajo y, en un momento, se le acaricia un lado de la espalda al lado de la columna, el bebé reacciona arqueado ligeramente su cuerpo hacia el lado estimulado.

Reflejo del paracaídas

  • Cuando se sostiene al bebé en posición erguida y se le inclina con la cabeza hacia adelante (como si cayera), en ese momento el bebé extenderá los brazos hacia adelante como para interrumpir la caída.
  • Se presenta en bebés un poco mayores y aparece antes de que el niño camine.

Reflejo de Babinski

  • Al estimular  el borde externo de la planta del pie, los dedos se abren en abanico y el dedo gordo se eleva,
  • Suele desaparecer entre 12 y los 18 meses.
  • Atención si persiste más de los dos años.

 

.Pediatra Dr. Antonio Redondo Romero

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

 

 

(Visited 60 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.