Raquitismo

El raquitismo es una enfermedad que afecta a la mineralización de los huesos y del cartílago de crecimiento y que trae consigo huesos blandos o deformados, así como un retraso en el desarrollo.

Causas

Es la falta de vitamina D.

Esto provoca que no se pueda absorber el calcio y el fósforo procedente de los alimentos en las cantidades adecuadas.

Es más frecuente  en periodos de crecimiento rápido, sobre todo entre los 6 meses y los 3 años de edad, etapa en la que se necesitan calcio y fósforo en cantidades elevadas, mientras que la exposición al sol suele ser insuficiente.

 

Cambios en el estilo de vida

A lo largo de muchos años, la luz solar ha sido suficiente para cubrir las necesidades de vitamina D del ser humano. En lo últimos años

  • Se ha reducido la exposición solar de toda la población, y sobre todo de los niños.
  • El avance de la la industrialización y el tipo de vida en las ciudades.
  • Sel usa de vestimenta que cubre todo el cuerpo, salvo cara y manos.
  • La práctica del ocio se realiza en gran proporción, en lugares cerrados.
  • Han disminuido las de horas de juego y el deporte al aire libre.
  • Muchas campañas de Salud Pública van orientadas a disminuir el riesgo de cáncer de piel, aconsejando la exposición de los niños al sol, o hacerlo con fotoprotección.

 

Grupos de riesgo, a tener en cuenta

  • Niños alimentados con lactancia materna exclusiva, sin suplemento vitamínico.
  • Niños que toman menos de un litro diario de leche artificial sin suplemento.
  • Hijos de madres vegetarianas.
  • Hijos de madres que por razones culturales o religiosas viven con escasa exposición a la luz solar.
  • Lactantes prematuros o con bajo peso al nacer,.
  • Niños menores de un año.
  • Niños con  la piel oscura.
  • Niños con enfermedades crónicas renales, cardiacas o digestivas crónicas.
  • Hijos de madres con déficit de vitamina D durante el embarazo.
  • Enfermedades crónicas digestivas y renales.

 

Síntomas

  • Dolor, calambres y debilidad muscular.
  • Retraso del desarrollo psicomotor.
  • Aumento de la sudoración.
  • Infecciones de repetición.
  • Retraso del crecimiento.
  • Alteraciones en los dientes.
  • Fragilidad ósea.
  • Deformidades de los huesos, a nivel de:
    • Cabeza:   frente prominente
    • Cráneo blando, que se puede hundir (craneotabes)
    • Ensanchamiento de zonas articulares: Muñecas, rodillas.
    • Deformidad huesos largos: piernas arqueadas,
    • Engrosamiento de la unión de las costillas con el esternón
    • Alteración a nivel de la columna vertebral: cifosis

 

Diagnóstico

  • Se basa en:
    • la historia clínica
    • la exploración.
    • la historia dietética:  ingesta de calcio y vitamina D
    • tiempo de exposición solar, …
  • Se solicita un análisis de sangre y un estudio radiológico (muñecas, rodillas,..).

 

Tratamiento

  • Administración de vitamina D-3, por vía oral durante los meses que le indique el pediatra.
  • En ocasiones se recomiendan suplementos de calcio durante las primeras semanas.

 

La prevención

  • Mantener una dieta equilibrada rica en calcio.
  • Mayores de un año y los adolescentes produzcan suficiente vitamina D es aconsejable que estén al sol, sin protección, 10-15 minutos al día durante la primavera, el verano y el otoño.
  • Dar suplementos de vitamina D-3:
    • menores de un año alimentados con lactancia materna de
    • alimentados con leche adaptada si toman menos de 1 litro de leche al día.
(Visited 180 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.