La garrapata y su picadura

La garrapata es un ácaro que se alimenta de sangre durante días o semanas, y es vector de numerosas enfermedades infecciosas.

La garrapata no pica, sino que corta la piel transmitiendo un anestésico con su saliva por lo que el proceso es indoloro y pasa desapercibido.

  • Lo más frecuente es ver a la garrapata enganchada a la piel; introduce su cabeza en ella donde sigue alimentándose hasta que se extraiga.
  • En otras ocasiones la picadura se ve cuando se desprende, dejando un orificio de bordes redondeados en una zona algo inflamada.
  • En los humanos tiene preferencia por dos zonas: el cuero cabelludo y detrás de las orejas.
  • Se puede considerar un factor de riesgo cuando se tiene contacto con animales de caza o ganado, o se pasa tiempo al aire libre en zonas de bosque.
  • Como también puede encontrarse en la ropa, hay que vigilar ésta con minuciosidad.

Quitar la garrapata

La picadura de la garrapata es, en general, inofensiva, siendo muy importante extraer bien la garrapata, para que la cabeza no se quede dentro; así se evitará que pueda provocar infecciones o reacciones alérgicas.

  • Se extraerá lo antes posible y con cuidado, pero sin agarrarla con las manos.
  • Se pueden usar unas pinzas de punta fina para agarrar la garrapata, lo más cerca posible de la piel.
  • Hay que retirarla con un movimiento lento y constante hacia arriba.
  • Procurar no retorcer, ni apretar la garrapata.
  • Los expertos no recomiendan usar vaselina, esmalte de uñas ni un fósforo caliente para quitar la garrapata.
  • Si es posible, se debe guardar la garrapata en un contenedor sellado y dentro del congelador.
  • Luego se lavarán las manos.
  • La zona de la picadura se limpiará con agua tibia y jabón o con alcohol.

Síntomas de la picadura por garrapata

La mayoría de éstas picaduras son indoloras, y pueden

  • Observarse enrojecimiento o inflamación de la piel, de la zona afectada.
  • Tenerse síntomas generales como los de una gripe, con fiebre, escalofríos, fatiga, dolor muscular y articular o un leve dolor de cabeza.
  • Estar enrojecido o tener un exudado, lo que hace pensar si la zona de la picadura se ha infectado.
  • Transmitir infecciones en unas horas o minutos.
  • Provocar la enfermedad de Lyme, y en éste caso la garrapata se habrá enganchada a la piel durante más 36 horas.

Se debe contactar con un médico

  • Si no se puede quitar la garrapata entera.
    • Recordar que a más tiempo permanezca la garrapata pegada a la piel, mayor va a ser el riesgo de contraer una enfermedad.
  • Una erupción pequeña roja, en el lugar de la picadura es normal, pero cuando ese sarpullido se hace más grande, puede ser signo de la enfermedad de Lyme, y puede ocurrir entre los 3 y 14 días tras la picadura.

Consultar con su pediatra

En cualquier caso es conveniente acudir a la consulta aunque los signos y los síntomas desaparezcan, ya que puede mantenerse el riesgo de contraer la enfermedad.

No está de más llevar la garrapata.

La búsqueda de ayuda debe ser urgente cuando

  • Se inicia un fuerte dolor de cabeza.
  • Presenta dificultad para respirar.
  • Tiene signos de parálisis.
  • Se notan palpitaciones en el corazón.

 

Pediatra Dr. Antonio Redondo Romero

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 28 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.