Impétigo, infeccion bacteriana de la piel

Es una infección de la piel, muy frecuente en la infancia, debida a la presencia de alguna bacteria a pequeñas heridas o erosiones en la piel ya existentes.

Las causas

  • Las bacterias más frecuentes que causas el impétigo: los estafilococos y los estreptococos.
  • Cuando la piel está erosionada con cortes, rasguños, picaduras…, provoca picor y deseos de rascarse.
  • Ese rascado es la forma en que llegan estas bacterias a esa zona de la piel y la infectan.
  • Se afectan más las zonas descubiertas y durante las épocas de calor.

Síntomas

  • Es frecuente tener picor, lo que provoca deseos de rascarse.
  • En ocasiones:
    • cursa con fiebre
    • se inflaman los ganglios de la zona afectada.
  • Puede afectar a la piel de cualquier parte del cuerpo:
    • es más frecuente en la cara, alrededor de nariz y boca.
    • manos o antebrazos.
  • En los niños pequeños que usen pañal, hay que prestar atención, porque la infección puede extenderse por otras partes del cuerpo.
  • Una vez que las bacterias han entrado por la piel forman pequeñas ampollas en la piel.
  • Estas ampollas se revientan y supuran un líquido que forma costras.
  • No produce cicatriz.

Tipos

  • El impétigo más frecuente es el no ampolloso o con costras:
      • empieza con pequeñas ampollas que se terminan rompiendo
      • dejan pequeñas zonas de piel enrojecida, húmedas por el líquido de las ampolla
      • esta zona se va cubriendo de una costra amarillenta
Impétigo con costras
Impétigo con costras
  • El impétigo ampolloso tiene ampollas mayores:
    • tardan más en romperse.
    • tienen un líquido transparente en su interior.
Impétigo ampolloso

¿Es contagioso?

  • Si, el impétigo es contagioso.
  • Se puede extender en el mismo paciente por:
        • proximidad a la lesión o al rascarse
        • tocarse otras partes de su cuerpo.
  • Se puede transmitir a otras personas que entran en contacto con la piel infectada o con objetos contaminados (ropa, toallas,..).

Diagnóstico

En la mayoría de los casos es suficiente con la inspección, al ver el aspecto de la lesión.

Sólo en algunas ocasiones se va a necesitar realizar el cultivo del líquido de las ampollas.

Tratamiento

Cuando el impétigo está limitado a unas zonas concretas:

  • Lavar cada día la piel infectada con agua tibia, una gasa limpia y jabón antiséptico.
  • Humedecer de la misma forma la zona con costras, retirando las costras secas.
  • Aplicar entonces la pomada antibiótica con la frecuencia y duración que le haya indicado el pediatra.
  • En algunas ocasiones, y para impedir que el impétigo se extienda, se puede recomendar cubrir las zonas afectadas con gasa y esparadrapo.
  • Mantener limpias y cortas las uñas del paciente para evitar que se rasque, y empeore o se extienda la infección.

En los casos de un impétigo no evoluciona bien, se ha extendido a otras zonas o cuando el paciente empieza con fiebre, además de las curas locales puede ser necesario indicar el tratamiento antibiótico oral.

Prevención del contagio

En general:

  • Lavado de manos con regularidad.
  • Los niños deben aprender a lavarse bien las manos y con frecuencia.
  • Mantener la piel limpia, y ducharse o bañarse con regularidad.
  • Hidratar la piel, porque favorece la función barrera.
  • Mantener las uñas cortas.
  • Cuando se tiene una herida superficial, hay que lavarla con agua y jabón y aplicar algún antiséptico.

En especial

  • Evitar compartir toallas, ropa y otros productos de aseo personal.
  • No tener contacto con heridas que supuren.
  • Ante un paciente con impétigo, lavarse bien las manos y utilizar una toalla diferente para cada persona.

 

Pediatra Dr. Antonio Redondo Romero

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

 

(Visited 647 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.