Enfermedad de Kawasaki

Es una enfermedad descrita en 1967 por el pediatra japonés Dr. Tomisaku Kawasaki, que cursa con una vasculitis (inflamación de la pared de los vasos sanguíneos) en distintas partes del cuerpo y puede producir complicaciones, sobre todo en el corazón. Es una enfermedad grave y precisa ingreso hospitalario.

Las causas

  • En la actualidad son desconocidas.
  • Los científicos no creen que la enfermedad sea contagiosa entre personas,
  • Varias teorías relacionan la enfermedad con bacterias, virus u otros factores ambientales, pero ninguna ha sido probada.
  • Se sospecha que puede haber un componente genético.

Los factores de riesgo

Aumentan la posibilidad de poder padecer la enfermedad de Kawasaki:

  • La edad: menores de 5 años.
  • Sexo: Los niños son ligeramente más propensos que las niñas.
  • Origen: Es más frecuente en niños de ascendencia japonesa y coreana, pero puede afectar a cualquier niño.

Los signos y síntomas

Van apareciendo en tres etapas y la fiebre persistente suele ser el primer signo.

Primera etapa

  • Fiebre alta durante más de cinco días.
  • Ojos extremadamente rojos, sin legañas.
  • Erupción rosada en espalda, abdomen, brazos, piernas o zona genital.
  • Labios rojos, secos, brillantes y agrietados.
  • Lengua “aframbuesada”, enrojecida e hinchada
  • Dolor y enrojecimiento de la garganta, sin ampollas, placas ni úlceras.
  • Palmas de las manos y plantas de los pies inflamadas y un color rojo violáceo
  • Ganglios linfáticos inflamados mayores de 1,5 cm, sobre todo en el cuello.
  • Es frecuente que presenten irritabilidad.

Segunda etapa

Entre la 2ª y 3ª semana desde que empezó la fiebre se suele presentar:

 

  • Descamación de la piel alrededor de las puntas de los dedos de manos y pies.
  • Dolor e inflamación de las articulaciones.
  • Alteración de la marcha.
  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de cabeza

Tercera etapa

Los síntomas van desapareciendo lentamente, salvo que se presenten complicaciones. La normalidad puede tardar en llegar hasta ocho semanas.

Las complicaciones

Cuando esta enfermedad no se detecta y trata de forma precoz, se pueden presentar complicaciones graves que afectan al corazón, como:

  • Aneurisma (inflamación y dilatación de los vasos sanguíneos) de las arterias coronarias que llevan sangre al corazón; aquí pueden formarse coágulos y trombos que pueden estrechar y obstruir su calibre, y que pueden romperse.
  • Inflamación de:
    • el miocardio (el músculo del corazón)
    • el endocardio (la membrana interna del corazón)
    • el pericardio (la membrana externa del corazón).
  • Arritmias, cambios en el ritmo normal con que late el corazón.
  • Problemas en algunas válvulas cardíacas.

 El diagnóstico 

Es totalmente clínico, valorando los síntomas que presenta el paciente.

No hay ninguna prueba específica que confirme el diagnostico, pero algunas pueden ayudar a descartar enfermedades similares y detectar complicaciones (análisis de sangre y orina, ecocardiograma,…).

Los CRITERIOS DIAGNÓSTICOS de la enfermedad de Kawasaki son:

  1. Presentar fiebre superior a 38 º y con duración de al menos 5 días.
  2. Además, debe presentar 4 de los siguientes síntomas:
    1. enrojecimiento ocular bilateral
    2. erupción cutánea
    3. alteraciones en la boca
    4. alteración en pies y manos
    5. aumento de tamaño de los ganglios linfáticos

Deben descartarse otras enfermedades que pueden dar los mismos o parecidos síntomas.

Algunos niños presentan formas incompletas de la enfermedad en las que puede faltar algún síntoma.

El tratamiento

La enfermedad de Kawasaki si tiene tratamiento.

  • Es importante empezar administrarlo en los 7-10 primeros días desde el comienzo de la fiebre.
  • Ayuda a prevenir complicaciones.

El tratamiento consiste en la administración de:

  1. gammaglobulinas, que disminuyen la inflamación.
  2. aspirina mientras tenga fiebre; seguir después para evitar que se formen trombos o coágulos dentro de los aneurismas.

Controles posteriores

  • Análisis de sangre: hasta que sean normales y no haya datos de inflamación.
  • Ecocardiogramas sucesivos para detectar la presencia de aneurismas coronarios y seguir su evolución.

Precauciones tras el alta

  • Los niños sin complicaciones cardíacas pueden realizar una vida normal.
  • Los niños con aneurismas coronarios deberán consultar al cardiólogo infantil sobre el grado de ejercicio y esfuerzo que pueden realizar y sobre su riesgo cardiovascular.
  • Su pediatra debe saber que ha recibido inmunoglobulina, ya puede interferir en la administración de vacunas.
  • Es conveniente que los niños tratados con dosis altas de ácido acetilsalicílico, reciban la vacuna antigripal cada año, que ayuda a prevenir esta enfermedad vírica.
  • Siempre que lleve algún tratamiento, hay que vigilar la aparición de efectos secundarios.

Prevención

La enfermedad de Kawasaki no se puede prevenir, pero sí sus complicaciones en muchos casos, con un diagnóstico correcto y un tratamiento precoz.

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional

(Visited 50 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.