Ahogamiento secundario

Es el que puede ocurrir de forma inesperada a una persona, niño o adulto, cuando se ha recuperado de un ahogamiento en agua.

Cuando  se sufre un ahogamiento en agua dulce o salada y responde bien a las maniobras de reanimación cardiopulmonar, se queda aparentemente  “normal”.  Y parece que está todo solucionado, pero…

Después existe un  periodo de 1-72 horas en que, si el agua ha llegado hasta los alveolos pulmonares, la función pulmonar se puede ver alterada y presentar los síntomas de un ahogamiento secundario:

  • Dificultad para respirar
  • Tos intensa
  • Cansancio extremo
  • Afectación cerebral: puede presentar unos comportamientos extraños, que pueden ser el síntoma de una actividad cerebral anormal (dificultad para pronunciar palabras, pérdida de memoria, falta de atención). 

Tras un ahogamiento que haya precisado atención sanitaria, el paciente debería mantenerse en observación durante unas horas en un centro hospitalario.

 

Dr. Antonio Redondo Romero
Pediatra – Alicante
Hospital Vithas Medimar Internacional