Colecho: 10 cosas que deberías saber

El colecho es una práctica en la que bebés o niños pequeños duermen con uno o los dos progenitores. Esta palabra no está registrada en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.

1.     El colecho no es una práctica moderna. Ha sido y es, en muchas sociedades, el método tradicional para el descanso de madre y bebé.

2.     El colecho favorece la práctica y continuidad de la lactancia materna, que al mismo tiempo ha demostrado disminuir el riesgo de síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL).

3.     Durante la noche los lactantes no solo duermen, también se alimentan y se consuelan. Esto beneficia su desarrollo neurológico y ayuda al mantenimiento de niveles óptimos de prolactina nocturna materna para la segunda etapa de la lactogénesis.

4.     El bebé que duerme junto a su madre aprende los ritmos maternos y, en consecuencia, su forma de dormir se asemeja más a la de un adulto, facilitando la autorregulación mutua.

5.     Las cunas tipo sidecar no asocian una mejor adherencia a la lactancia materna con respecto a la cuna al lado de la cama de los padres.

6.     El colecho ha demostrado aumentar por sí mismo el riesgo de muerte súbita del lactante (SMSL), si bien, el 40% de las muertes por SMSL ocurren en la cuna.

7.     El riesgo de SMSL aumenta si, además de colecho, los padres son consumidores de alcohol, tabaco u otras drogas, y los bebés reciben lactancia artificial.

8.     También aumenta el riesgo de muerte por asfixia, especialmente en superficies blandas o estrechas, como sofás, o cuando son varios los que duermen en la cama familiar.

9.     l documento de consenso del Comité de Lactancia Materna y el Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil de la AEP recomienda que la forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba y cerca de la cama de sus padres. Esta práctica disminuye el riesgo de SMSL en más del 50%.

10.   No se recomienda el colecho en las siguientes condiciones:

  • lactantes menores de tres meses de edad; prematuridad y bajo peso al nacimiento
  • padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes
  • situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato
  • colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones
  • en el caso de compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas.

Publicado en https://www.pediatriaintegral.es/publicacion-2015-10/10-cosas-que-deberias-saber-sobre-el-colecho/

Resultado de imagen de sepeap

 

(Visited 288 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.